The silent China

La segunda potencia del mundo no es una democracia y se llama China: Una realidad no tan lejana que nos afecta poderosamente, pero también se nos oculta y se nos censura.

Periodista chino obligado a confesar sus presuntos “delitos” en la tv estatal china

Las “confesiones” televisadas se están convertido en la herramienta de propaganda preferida de la televisión estatal china, pero la protagonizada la semana pasada por el periodista económico,Wang Xiaolu, se lleva la palma de todas de todas.

En el telediario del lunes por la mañana, de la cadena estatal, CCTV, se emitía un vídeo en el que se mostraba visiblemente contrito y nervioso a Wang Xiaolu, periodista de la reputada revista financiera, ‘Caijing’, haciendo una declaración que dejaba en evidencia la verdadera situación de la libertad de prensa y de los medios de comunicación en China.

“Yo, a través de consultas a fuentes privadas, de el material informativo obtenido a través de determinados canales de comunicación, más mi propio juicio subjetivo” – manifiesta Xiaolu- “escribí esta información durante un período muy sensible, en el que debería haber tenido en cuenta el impacto tan negativo que una información así causa en la bolsa.”

El testimonio de Xiaoulu suena un periodista describiendo su trabajo, pero a los ojos de Estado chino, obedece al de un criminal totalmente desviado de la línea del partido.

En un momento en que los líderes chinos estaban sometidos a una enorme presión pública para que estabilizaran un mercado de acciones tambaleante, Wang publicaba un artículo en el que señalaba cómo los reguladores chinos estaban contemplando tirar de medidas de intervención de emergencia para salvar la situación.

Fue la agencia de noticias estatal, Xinhua, la encargada de comunicar que Wang había escrito una crónica sobre la bolsa china “basándose en conjeturas subjetivas, rumores y su propio juicio, infligiendo enormes pérdidas al país y a los inversores”.

Wang fue interrogado por primera vez la semana pasada, para luego resultar oficialmente detenido el domingo. “Me arrepiento de mis acciones, y estoy dispuesto a confesar mi comportamiento criminal”, declaraba el periodista en horario de máxima audiencia. “Espero que el poder judicial me dé una oportunidad y me proporcione un tratamiento lo menos severo posible.”

Las devastadoras explosiones de los almacenes de productos químicos de Taiging y el desplome de la bolsa, hacen que los líderes del régimen asiático se vean expuestos a una serie de reportajes provenientes de los medios chinos más “independientes”; esos que reúnen el valor y la destreza necesarios necesarios para servir a los intereses de sus lectores sin cruzar la líneas rojas que marca el gobierno. Es por ello que este último, a través de la policía y a modo de advertencia, comunicara el pasado domingo que se ha castigado a cerca de 200 personas por difundir “rumores en relación con los acontecimientos noticiados” últimamente.

Fuentes – Financial Times,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 3 septiembre, 2015 por en Medios de Comunicación, Vídeos y etiquetada con , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: