The silent China

La segunda potencia del mundo no es una democracia y se llama China: Una realidad no tan lejana que nos afecta poderosamente, pero también se nos oculta y se nos censura.

Políticos demócratas acusan al gobierno chino del secuestro de libreros en Hong Kong

Los líderes pro-democracia de Hong Kong han acusado a Pekín de uso de la “violencia política”, después de que un famoso librero de la excolonia británica acusara a las “fuerzas especiales” chinas de haberlo secuestrado. Dicha acción formaría parte de una plan organizado y dirigido a silenciar las críticas al régimen comunista del Gigante asiático.

Lam Ala-kee, uno de los cinco editores de Hong Kong misteriosamente desaparecidos el año pasado, hizo unas declaraciones explosivas la noche del pasado 16 de junio. en las que afirmaba haber pasado meses en una estrecha celda bajo régimen de aislamiento. Esto le ocurría en octubre de 2015, después de haber sido secuestrado por un grupo de hombres al entrar en China continental.

“Me vendaron los ojos, me pusieron una capucha en la cabeza y me ataron” contaba Lam a la prensa. Lam afirmaba igualmente que agentes chinos lo habían obligado a confesar delitos que no había cometido durante su detención. En esta ocasión explicaba su decisión de hablar a los medios, movido por los miles de manifestantes que salieron ese día a las calles de Hong Kong para protestar por la desaparición de los libreros.

“Hongkoneses, no inclinadse ante la fuerza bruta”, dijo Lam.

inesperada decisión de Lam para salir a bolsa volvió a encender fuego lento ira por lo que se ve cada vez más como una represión partido comunista liderado en los editores que se especializaron en tomos salaces sobre la vida privada de los máximos líderes chinos.

Otros cuatro libreros, incluyendo al ciudadano británico Lee Po y al sueco Gui Minhai, desaparecieron durante la campaña del pasado octubre. Gui, que desapareció de una casa de vacaciones en Tailandia, permanece detenido en la China continental, mientras que los otros tres, aún estando oficialmente libres, se sospecha que viven bajo la presión directa de las autoridades chinas.

Amnistía Internacional instó a China a “poner fin a sus mentiras” sobre el escándalo de la librería a raíz de las revelaciones de Lam.

Al día siguiente a la rueda de prensa de Lam, destacados líderes prodemocráticos instaron a la ciudadanía de Hong Kong a la protesta y una multitud de manifestantes comenzaron a salir a las calles de la antigua colonia,.

Claudia Mo, un parlamentario del partido Cívico, contaba que las revelaciones “bomba” de Lam dejaban claro “la evidencia de que ahora la famosa premisa de ‘un país, dos sistemas’ se encuentra completamente destrozada. Tenemos que permanecer firmes y realmente preparados para la lucha.”

“Esto no es sólo una detención ordinaria”, dijo sobre la intervención de Lam. “Esto es literalmente un secuestro por parte de las autoridades de Beijing.”

“Se comportan como una mafia … Son matones simplemente políticos. Se comportan como pandilleros … y es muy preocupante. ¿Qué pasó con la decencia y la dignidad básica que esperamos de gobierno? “

Emily Lau, la presidenta del Partido Demócrata de Hong Kong, expresaba que el presunto secuestro de Lam resultó “brutal y totalmente inaceptable”.

“Si el gobierno chino quiere unirse a la comunidad internacional como un miembro respetado, debe comportarse de tal manera. De lo contrario, sólo traerá desprecio y desdén sobre sí misma “, añadió Lau.

“[Beijing] debe salir y condenar este tipo de comportamiento y asegurar al mundo que nunca volverá a pasar … Ellos deben respetar el estado de derecho y los derechos de su propio pueblo.”

China todavía tiene que responder a las alegaciones de Lam Ala-kee que aún no han podido ser verificadas de forma independiente. Sin embargo, Pekín ha afirmado con anterioridad que los libreros viajaron voluntariamente a China continental, para ayudar con una investigación de la policía china.

Activistas, observadores y un buen número de diplomáticos extranjeros se han burlado de esa sugerencia. Ya que todos ellos ven en las desapariciones, una prueba más de la creciente campaña del gobierno de Xi Jinping, por silenciar a los críticos que operan más allá de las propias fronteras chinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 21 junio, 2016 por en Censura, Política, Sin categoría y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: